viernes, 28 de junio de 2013

A un mes vista...

Dice, que todo se le desmorona y que no se ve capaz de mantener lo nuestro...
Llega el verano, las vacaciones..tú por un lado y yo por otro... eso ha dicho. Eso no es novedad, siempre ha sido así al llegar esta época.
Ayer salí con mis compañeras, volví a casa de madrugada después de unas cuantas copas de vino, quizá incluso alguna de más. Abrí el correo, a las cuatro de la mañana, y ahí estaban esas palabras. No me detuve a pensar, el alcohol...supongo... El caso es que, después de ofrecerle una vez más mi vida, mi tiempo, mi amor, mi paciencia, todo...empecé a llorar y no he podido parar hasta hace un rato. Me he obligado a parar, he de trabajar en unas horas y casi no podía abrir los ojos.
Al final  de mi ofrecimiento escribí que no me lo creía, que no creía que no fuese capaz, y que eso tendría que decírmelo a la cara. Que las vacaciones tendrían algo de bueno, si a la vuelta se da cuenta de que no me ha echado de menos podrá decirme que no me quiere, pero que hasta que no lo haga yo....no pienso rendirme.
Haga lo que haga da igual, él está tan...asustado que no se atreve a moverse, se está construyendo su propia prisión y algún día se dará cuenta de que se he encerrado en ella  solo, y de que nadie, si me pierde, le echará una mano para salir de ahí. Bueno..digo mal...lo hará otra que sea más despabilada que yo y que tenga menos miramientos. Si lo sé...estoy celosa de la que me haya de sustituir, porque eso lo tengo clarito, para mi puede que se acabe pero él...tarde o temprano...se enamorará de otra, porque no tiene amor en su vida, lo tiene todo, menos eso.
Sólo espero que...en fin...
Me quedan dos noches de trabajo, y después...

¿Me equivoco al pedirle que si no quiere verme más, me mire a los ojos para decírmelo?



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada